Seleccionar página

Creencias irracionales

Igual que cuando caminas tienes cuidado de no pisar un clavo o no torcerte un tobillo, también en el accionar debes cuidar no dañar la esencia de tu ser, la razón que te conduce. Si en todas las acciones de nuestra vida observamos este precepto, obraremos rectamente.

*Epícteto.

“Pensar” es lo que más hacemos en la vida, lo hacemos siempre, dormidos o despiertos; cuando soñamos y pensamos de manera distorsionada no tiene consecuencias graves, cuando mucho al despertar, si lo recordamos, lo reconocemos como un sueño loco o como una anécdota para contar.

El problema está en el momento de estar despiertos, pues en la vigilia también tenemos pensamientos irracionales que no son evidentes ni fáciles de detectar y los consideramos como acertados, sin dudar o hacer conciencia sobre ellos y en este caso sus efectos sí pueden ocasionarnos desde un malestar hasta algún trastorno o problema grave.

Las creencias irracionales son un enemigo que vive dentro de todos nosotros, invadiendo nuestra mente sin que lo hayamos reconocido; no se salva ni aquel erudito en la ciencia, pues de no prepararnos en identificarlo, nadie nos educa ni nos enseña ¿cómo no caer en su efecto dañino?.

Piensa en esto: cuando estás caminando chueco es muy fácil que alguien o inclusive tu mismo lo notes y haciendo conciencia, ajustes la postura; o cuando tienes temperatura la sientes y la puedes medir con un termómetro, inclusive cuando tu cuerpo nota un cambio en tu temperatura, él mismo acciona para revertirla; pero entonces, ¿cuál sería el termómetro que mida la irracionalidad de tu pensamiento? ¿Quién, o qué? nos advierte sobre si lo que procesamos y convertimos en nuestras creencias son correctas o distorsionadas?

“El pensar sobre nuestro pensar”

nos permite descubrir el autoengaño; ¿cuándo y cómo? hacemos uso de la irracionalidad, intentando que la realidad se adecúe a nuestros pensamientos por ridículos o inconscientes que estos sean. Además, nos ayuda a reconocer el miedo y a evitar la negación de la realidad.

¿Vas entendiendo la importancia de conocer sobre este tema? y es que, la mente es tan poderosa como para lograr la más deslumbrante belleza o la más devastadora destrucción, los actos más nobles o el egoísmo más infame; es la responsable de nuestra felicidad o nuestro sufrimiento; pero aún así, aceptar su complejidad no justifica nuestra irracionalidad así sin más. Ya sabemos que no podemos prescindir de ella, así que, lo mejor que nos queda es intentar entenderla.

Por ello, tenemos que asumir que toda la información que nuestros sentidos recogen del mundo exterior, es filtrada por nuestras creencias, y dependiendo de esa percepción, surgen las emociones y nuestras conductas.

Por ejemplo, si creo que el que la chica más linda de la escuela jamás se fijaria en mi, ante una señal de coqueteo que me brinde la chica, seguramente no actuaré.

Mientras que si he desarrollado mi autoestima y seguridad, así como si me preparo en tácticas de ligue a pesar de que no sea tan agraciado físicamente, veré esta oportunidad con otros ojos.

Para cambiar nuestras creencias primero debemos detectar qué pensamientos automáticos negativos aparecen en nuestra consciencia y trabajar para modificarlos por otros alternativos que nos ayuden a adaptarnos mejor y probar nuestra nueva forma de pensar en el mundo real. Conforme vayamos actuando de esta manera, nuestras creencias centrales se irán modificando.

1 “Necesito amor y aprobación de cuantos me rodean” o “tengo que ser amado y tener la aprobación de todas las personas importantes que me rodean”.

2. “Para ser valioso debo conseguir todo lo que me propongo”o “si soy una persona valiosa, tengo que ser siempre competente, suficiente y capaz para conseguir todo lo que me propongo”.

3. “Los malos deben ser castigados por sus malas acciones”.

4. “Es horrible y catastrófico que las cosas no salgan, no sean o no vayan como yo deseo o quiero”.

5. Las desgracias humanas se originan por causas externas y no puedo hacer nada o casi nada para evitar o controlar la pena y el sufrimiento que me producen”.

6. “Debo pensar constantemente que puede ocurrir lo peor”.

7. “Es más fácil evitar que enfrentarse a las responsabilidades y los problemas de la vida”.

8. “Hay que tener a alguien más fuerte en quién confiar”.

9. “Mi pasado es determinante de mi presente y de mi futuro”.

10. “Debo preocuparme constantemente de los problemas de los demás”.

11. “Cada problema tiene una solución acertada, y es catastrófico no encontrarla”

Todos tenemos creencias irracionales, en mayor o menor medida, así que échale una releída a estas 11 creencias e intenta ubicar cuáles de ellas son parte de ti, pues la detección de estas ayuda enormemente a conocernos mejor. Sin este ejercicio de autoconocimiento es imposible cambiar nada.

Si deseas hacer esta revisión de creencias te invito a hacer una lista por escrito y detectar cuándo, cómo y con quien te suceden estos pensamientos. Si sientes que necesitas más orientación o un guía con experiencia para trabajar en el tema, con la metodología de Proyecto Plenitud puedo ayudarte a focalizar mejor y liberarte para lograr mejores resultados en tu vida.

De igual manera, si no crees que esto sea para ti, aunque la verdad lo dudo, tal vez conoces a alguien que vive con  alguna de estas situaciones y que podrías ayudarle con tu recomendación.

Si deseas compartir conmigo tus resultados o un poco más de información específica del tema, no dudes en escribirme a hola@proyectoplenitud.com y con mucho gusto conectamos, y de igual manera si deseas brindarme tu opinión o sugerirme un tema de interés, estaré más que feliz de saber de ti.